VERTEX - Revista Argentina de Psiquiatra
  Volumen XV N57
Septiembre/Octubre 2004


   Descargue este nmero en su PC

  • SUMARIO:
    • Dossier: Depresin, ansiedad, estrs

      • Neurobiologa de los sndromes depresivos y de estrs. Enfocado sobre los neuroesteroides y los neuroesteroides activos
        B. Dubrovsky      Leer Resumen

      • Tratamiento de la depresin. Los secretos y los trucos del oficio
        L. Dratcu     Leer Resumen

      • Depresin y ansiedad: de la clnica al tratamiento farmacolgico
        S. Wikinski     Leer Resumen

      • Estrs y cognitivismo
        C. Mrquez      Leer Resumen

      • Abordaje teraputico de la depresin en pacientes con enfermedad cardaca
        M. Camprubi, M. Suffriti     Leer Resumen

      • Angustia, nostalgia y melancola. Algunas notas sobre el psicoanlisis y el tango
        J. Dimov, O. J. Capello; B. Caso de Leveratto, V. Neuman, R. A. Retondano, S. M. Silvani de Capello, R. H. Etchegoyen     Leer Resumen




    • Introduccin

      Una vez ms un Dossier de Vertex vinculado con la depresin.

      Otra vez sopa!, como dira Mafalda, el genial personaje de Quino que marc una poca en la Argentina.

      Esto no es caprichoso. La depresin es la ms frecuente de las enfermedades mentales. Ha pasado airosamente el cambio de siglo y sigue en aumento. Hasta uno de cada ocho individuos requerir tratamiento por una depresin a lo largo de su vida; casi el 70% de las internaciones psiquitricas se asocian con trastornos del humor y la depresin da cuenta del 60% de los suicidios (Depresion Guideline Panel, 1993).

      La depresin fue la cuarta causa de carga por enfermedad en el mundo en 1990, dando cuenta del 3,7% del total de Aos de Vida Ajustados por Discapacidad (AVAD). En 2000 se mantuvo en el cuarto lugar pero aument la carga al 4,4% del total de AVAD, siendo la causa de la mayor carga no fatal y siendo responsable de casi el 12% del total de Aos Vividos con Discapacidad en el mundo (Ustun TB et al., 2003).

      Nuestra realidad nacional y nuestro compromiso como mdicos hacen que no podamos permanecer ajenos a los desarrollos que se producen en el campo de los trastornos afectivos y de ansiedad.

      Los conflictos vitales estresantes figuran entre los principales factores de riesgo para la depresin (Depresion Guideline Panel, 1993). Los conflictos regionales y los desastres naturales afectan a muchos individuos y originan problemas mentales.

      Se calcula que hay en el mundo unos 50 millones de refugiados o desplazados (OMS, 2001). La globalizacin de la economa se ha hecho sentir tambin en nuestro pas, en donde casi el 50% de la poblacin es pobre y hay altas tasas de desocupacin y subocupacin.

      La relacin entre el estrs y la depresin plantea ciertas preguntas sumamente interesantes. Si bien hay clara evidencia epidemiolgica, clnica y biolgica sobre esta asociacin an existen ciertas controversias con respecto a la misma.
      Es sta una asociacin causal unidireccional? El estrs es un poderoso desencadenante de la expresin de la depresin pero, a su vez, la depresin acta en los individuos como un estresor crnico, alterando el equilibrio del eje del estrs.
      El paciente puro, sin comorbilidad fsica o psquica, se est convirtiendo, a pasos agigantados, en una rareza La investigacin en biologa (neurobiologa, biologa molecular, hormonas, etc.) y psicofarmacologa ha hecho grandes avances en los ltimos aos y ello ha mostrado que esta comorbilidad no es nicamente un problema estadstico o epidemiolgico. Existe un sustrato fisiolgico que interrelaciona diferentes reas y esta comorbilidad es expresin de esa interaccin. Por ello el ttulo del Dossier, que busca ser un puntapi inicial en este camino de comprensin de las relaciones entre las patologas y en la mejor forma de abordarlas teraputicamente.

      La depresin y los trastornos de la ansiedad son alteraciones mentales frecuentemente comrbidas. Esta comorbilidad tiene consecuencias clnicas y sanitarias importantes. Se sabe que los pacientes depresivos con ansiedad presentan sintomatologa depresiva ms severa, mayor utilizacin de servicios mdicos clnicos y mayores niveles de discapacidad (Lecrubier, Y). La mejora en el funcionamiento fsico, social y laboral que se produce con el tratamiento de ambas patologas supera con creces los costos del mismo.

      Hace unos aos, un laboratorio farmacutico utiliz un antiguo y sencillo rompecabezas como expresin de la vinculacin entre ansiedad y depresin: dos clavos enlazados. Lo mismo ocurre con el estrs. Tanto ste como la depresin tienen una correlacin directa con la neurodegeneracin y la muerte celular, lo que puede ser prevenido por el efecto neuroprotector de los psicofrmacos.

      Con estas ideas en mente, le hemos pedido a destacados especialistas del pas y del exterior que escribieran artculos sobre estos temas. El Dr. Bernardo Dubrovsky, mdico psiquiatra e investigador bsico en el rea de los esteroides en la Universidad McGill, en Canad, nos da una puesta al da sobre la neurobiologa de los sndromes depresivos y de estrs; el Dr. Luiz Dratcu, del Guys Hospital, de Londres, nos da su punto de vista acerca del correcto tratamiento de la depresin.

      La Dra. Silvia Wikinski, mdica psiquiatra y profesora adjunta de farmacologa, investigadora del CONICET, se refiere al fundamento neurobiolgico del tratamiento de la depresin y de la ansiedad y la Dra. Coral Mrquez, mdica psiquiatra y terapeuta cognitiva, a la visin de esas dos problemticas desde esa disciplina. Los Dres. Camprubi, tambin del Guys Hospital, de Londres, y el Dr. Suffriti, del Hospital Universitario Austral, de Pilar, se ocupan de las posibilidades de tratamiento de la depresin en pacientes con trastornos cardiovasculares.

      Finalmente, la ansiedad, la angustia, la depresin, se muestran en el imaginario popular argentino a travs de una lectura psicoanaltica del tango, mxima expresin rioplatense desde comienzos del siglo XX, en el artculo de Dimov, Etchegoyen y colaboradores, reconocidos psicoanalistas de nuestro medio.

      Esperamos que este dossier sea de utilidad y acte como disparador de nuevos desarrollos en estos campos.

      Coordinacin: Pablo M. Gabay y Eduardo Leiderman